Skip to main content


“Te podés quedar ciego” era el comentario extendido ante el suceso que se estaba por llevar adelante el 11 de julio del 2010. Es que los eclipses solares se convierten en hechos casi irresistibles, de allí la advertencia ante el peligro. El extraño fenómeno, capaz de oscurecer totalmente por un instante al día más claro, se ha considerado desde tiempos lejanos como una señal de mal augurio que podía indicar el final caótico de una era y ponía al hombre frente a una cruda e inmanejable incertidumbre. Sin embargo, ya desde tiempos babilónicos se sabía de la periodicidad de estos acontecimientos e incluso se los podía predecir con notable exactitud. De todas formas, esa inusual conducta de la que participan el sol, la luna y la tierra nunca dejará de sorprendernos. Es un suceso que en cada aparición parece recordarnos lo pequeño que somos
#EfemeridesRock

En #Eclipse, #PinkFloyd nos habla sobre la armonía que representa el sol y la puesta en crisis de ese sistema que supone la interposición de la luna. Es una metáfora. La supuesta luminosidad de nuestras vidas suele verse opacada dando paso, a veces, a la locura. De allí, la frase final de la canción que es, a su vez, el final del disco "No hay un lado oscuro de la luna realmente. Realmente todo es oscuro" https://www.youtube.com/watch?v=3fKMVzVa82Y
La advertencia es sabia. Una vez, volviendo de la colonia, miré directamente el eclipse y desde entonces tengo quemada una de mis dos retinas. Cierro un ojo y veo en el centro como una mancha parda.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando por este sitio web, usted acepta el uso de las cookies.